-Nachito sigue en claro desafío esperando desalojo, – Se contradice la FGE y PEU en torno al CJNG, – “Payasada” o “Wickenazo” se torna caso de Miroslava,- Cuando está gordo el cordero, lo llevan al matadero, – ¿Y los 13 millones Pepe Luévano?

 

PUES  “Nachito” continúan desafiando al número uno de Palacio, pues ahora con recursos de la Auditoría Superior del Estado se fue a Hermosillo Sonora a una reunión de la Asamblea General Ordinaria de la Asociación Nacional de Organismos de Fiscalización Superior y Control Gubernamental.

Ignacio Rodríguez Bejarano participó como Vicepresidente de Asuntos Jurídicos, pero los enterados señalan que todo el viaje, sus intervenciones, y sus firmas que pudo haber “echado” de nada sirvieron pues su nombramiento está vetado por el Poder Ejecutivo estatal.

Lo único que está esperando, aseguran,  es que policías del fiscal César Augusto Peniche Espejel acudan a desalojarlo de su oficina.

HABLANDO del fiscal, este tuvo una plática interesante con el director de la Policía Estatal Única, Óscar Aparicio Avendaño, en relación a que ambos no se ponen de acuerdo con un tercer grupo delincuencial que opera en el Estado.

Se trata del Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), quien también existe en tierras norteñas gracias a un informe que dio la DEA a principios del año, pero para Peniche Espejel nada es cierto.

Según las investigaciones de la FGE, que deben ser “mejores” que la misma PEU y la DEA, son grupos independientes de narcotraficantes…que pudieran en su momento haber pertenecido al CJNG. ¿No es lo mismo?

TAMBIEN en el tema de seguridad, a la gran mayoría de los chihuahuenses recordó que el caso de la periodista Miroslava Breach está dando un giro muy parecido al de la activista Chihuahuense Marisela Escobedo, asesinada en las puertas de Palacio de Gobierno.

La mayoría señala que se trata de resolver con una “Payasada” o un  “Wickenazo”. Recordemos que tras el asesinato de la mamá de Rubí, la misma FGE, en sus investigaciones profesionales, encontró a un hombre sin vida identificado como ‘El Payaso’ como su asesino. Caso cerrado.

Posterior, la misma dependencia reculó y señaló que fue  el “Wicken” el sicario asesino de la activista, y tras darle una vida de actor de cine en el penal, a este lo mataron tras las rejas. Caso, doblemente, cerrado.

Ahora el gober JaCo ha jurado que todo está resuelto, pues tienen identificados al actor intelectual y material, pero anoche mandó la FGE un boletín donde indica que la persona que fue ejecutada antier en la colonia Junta de los Ríos, Gabriel Federico Ochoa Cárdenas, pudiera haber sido el asesino de la periodista, pues junto a su cuerpo se localizó un arma de fuego y una cartulina, con un mensaje en donde se refiere que este sujeto es quien asesinó a la periodista  Miroslava Breach Velducea. Así mismo en la misma culpa, otra vez, a “El 80”, y hasta al antecesor de Aparicio Avendaño, ósea al comandante Pablo Ernesto Rocha Acosta.

COMO se dice en el argot de la abogacía, “A confesión de parte, relevo de pruebas”. Con esto damos por entiendo que esa Máxima se aplicó ayer miércoles, pues al secretario de Salud, Ernesto Ávila Valdez lo mandaron de Gobierno del Estado para que sostuviera una comparecencia en el Congreso del Estado en punto de las 9 de la mañana.

Sudando, como la chikungunya, llegó el secretario de salud ante los feroces diputados, quienes buscaban un explicación del tremendo bono de 1.8 millones de pesos de los cuales le tocaron más de 100 mil pesos como un extra a los tres meses de haber tomado protesta en dicho cargo.

Sin duda alguna, ni el Fiscal General del Estado, César Augusto Peniche Espejel se las había visto tan tupido con los diputados y eso que maneja el tema más delicado que es la inseguridad o seguridad, como le quieran decir.

Tanto fue la presión de Palacio que el secretario tuvo que aceptar que si agarró el dinero, pero después lo regreso. A pesar de ello, los diputados esperaban que mostrara algo que confirmara su versión, pero nunca mostro algún documento que lo avalara.

HABLANDO del bono, quien también se metió en tremendo aprieto fue José Luévano, secretario Particular del Gobernado.

Resulta que mientras Ernesto Ávila Valdez intentó hacerle un reclamo de venganza a la presidenta de la Comisión de Salud, Rocío Sáenz pero le salió el tiro por la culata.

Le preguntó sobre un convenio que había logrado bajar por un monto de 13 millones de pesos, “¿a qué diputada, ahora me puede decir donde quedo ese supuesto recurso que gestionaron, porque yo también tengo esa duda? Así se expresó el titular de Salud en tono burlón.

Sin embargo jamás se esperó que le respondiera “claro que sí, está en la Secretaría Particular del Gobierno, se lo entregue personalmente a Pepe Luévano”

Lo anterior dejo boquiabierto al secretario quien en voz baja dijo “a que Josecito, ahora va a ver el ca”$#”$&” y bueno ya sabe lo demás.

Total que el secretario de Salud, no sale de una cuando ya entra en otra, pero ahora tendrá la jugada perfecta, el pretexto ideal y con justa razón, pues en cuanto salió de la reunión dicen que lo primero que hizo fue marcarle al particular del Gobernador y reclamarle porque no le habían hecho llegar los documentos relacionados al famoso convenio ese de los 13 millones de pesos.

Pero además le culpó de haber sido humillado, cuando desde un principio la estrategia era dejar a la diputada como irresponsable y poco interesada en el tema de su comisión, no es el primer secretario que se queja de Pepe Luévano, quien sabe si le aguanten otra en Gobierno…Sin Pelos en la Lengua

 

Escríbanos al correo electrónico de SIN PELOS EN LA LENGUA: [email protected]

 

 

 

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *