Ismos: Un “socio” de Beltrones de líder estatal del PRI

Por La Fare
Omar Bazán fue traicionado por el subconsciente en la entrevista que le hicieron ayer en el Sanborn’s, misma que empezó a circular por redes desde muy temprano. Dijo: “independientemente de los excesos” César Duarte es un cuadro del PRI.
 Lo externó sin el menor rubor, sin vergüenza, sin pudor, sin cuestionar los excesos que conoce, que sabe de ellos, que al parecer acepta como naturales, como lógicos, como si todavía estuviera a mitad del siglo XX, cuando era loable que quien llegara a un puesto de elección popular robara, simplemente porque le tocó y hay que aprovechar y el que no lo hacía, era un pendejo.
 El virtual líder del PRI estatal en Chihuahua, no obstante su relativa juventud, piensa como un viejo priista: “el que le tocó bailar que baile y al que no, que se espere a la próxima pieza”.
 Los excesos de Duarte le son naturales, no lo escandalizan, lo defiende, no obstante ser él quien en el video ya muy difundido, es quien habla de los “excesos”, un eufemismo para referirse al saqueo sistemático del erario, para referir la acción que desde el gobierno hizo la pandilla de Parral, los criminales organizados que vieron en todo presupuesto público una oportunidad de enriquecimiento personal.
 No lo tibia, que dejaron al estado quebrado, con una deuda de 55 mil millones de pesos y un déficit cercano a los ocho mil millones.
 Pero su formación priista a la sombra de Manlio Fabio Beltrones, si le da la cachaza, el cinismo para criticar al gobierno de Javier Corral, repitiendo la letanía de las diputadas de la bancada rosa en el Congreso local, quienes aprovechando el agradecimiento que aún muchos medios digitales le tienen a César Duarte por haberlos invitado al festín del saqueo y hacerlos millonarios, repercuten sin el mínimo análisis y con ligereza que no hay rumbo en el gobierno, que no hay programa, ignorando a propósito que la guía a seguir es el Plan Estatal de Desarrollo.
 Critica sin conocimiento y defiende sin pudor, lo cual no es exclusivo de él, ahí pululan los Fermines Ordoñez, los Cortinas Murra, en fin, los críticos sistemático al actual gobierno y los defensores impúdicos de César Duarte, sobran; pero Omar Bazán está llamado a dirigir el partido tricolor en los próximos procesos electorales, en él no debería caber un discurso cínico, un decir ligero.
 Ya está todo planchado, los berrinches de Lilia Merodio no van a dar como resultado que su candidatura consensada se caiga, como se cayó a finales de 2015 la candidatura a la gubernatura de Graciela Ortiz.
 Las fintas del reyismo, vía Marco Adán Quezada, de apoyar a Heliodoro Araiza, quedaron atrás, lo más probable es que Reyes haya conseguido lo que buscaba: la candidatura al Senado.
 Los priistas chihuahuense siguen pasmados, sólo así se explica que un empleado y prestanombres de Beltrones quede al frente del PRI en este crucial momento, sobre todo porque sus méritos partidistas son esos: ser empleado y prestanombres.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *