Durante enero y febrero ingresarán al territorio nacional 14 frentes fríos, siete en cada mes, los cuales podrían ocasionar descensos bruscos de temperaturas, acompañadas de heladas y tormentas invernales, además de vientos fuertes, lluvias, caída de granizo, nieve o agua nieve, informo la Secretaría de Gobernación.

Por ello, la Coordinación Nacional de Protección Civil exhortó a las autoridades de los gobiernos que han padecido los efectos de estos fenómenos, a activar sus protocolos de protección y atención a la población, así como a mantenerla informada. Se recomienda a la abrigarse preferentemente usando la técnica de cebolla (vestirse en capas) que permite que el aire circule libremente alrededor de su cuerpo, manteniéndolo seco y atrapando el calor; proteger rostro, cabeza, manos, orejas y pies; al salir de un lugar caliente cubrirse la boca y nariz para evitar aspirar el aire frío, ya que los cambios bruscos de temperatura pueden afectar el sistema respiratorio. En tanto, en los días extremadamente fríos y/o con vientos fuertes, limitar la cantidad de tiempo al aire libre, ya que las exposiciones prolongadas al aire frío pueden producir hipotermia.