Las personas que son heridas con algún tipo de arma deben ser llevadas a hospitales de Gobierno del Estado para descartar que se trate de una situación de peligro para los hospitales privados. Esta medida de seguridad fue girada en todos las ciudades de la entidad.

Según comentaron operadores de la Unidad de Rescate de Gobierno del Estado (URGE), quienes pidieron mantener el anonimato, desde hace meses se les dio la instrucción que todas las personas que son atendidas y que tengan heridas de arma, primero deben ser llevados a los hospitales estatales.

Expusieron que con frecuencia el personal médico, paramédicos y de seguridad de los hospitales Central y General de esta capital es amenazado por las personas que son trasladados, ya que se dicen ser pertenecientes a un grupo criminal.

“A nosotros como personal de ambulancia casi no nos dicen nada, solamente de que tengamos mucho cuidado y que no vayamos a chocar, pero cuando son personas que vienen con un policía sí los amenazan mucho y les dicen que mejor los suelten, porque de lo contrario les va a pesar”, dijo.

Manifestaron que han visto como al personal médico que los recibe los empiezan a amenazar, lo que es peor cuando llegan con alguna otra persona. “Ha pasado que llegan amenazando a todos, sin importarles que haya gente de seguridad y nadie les dice nada”, mencionaron.

Ante esta clase de situaciones, en hospitales privados no aceptan a los heridos con arma, y solamente se autoriza el traslado hasta que se descarta que exista algún peligro.

Por su parte el personal de la Cruz delegación Chihuahua, expuso que si bien existe esta recomendación, el personal tiene la obligación de llevar a los heridos al hospital más cercano, sin embargo se encuentran con la resistencia de los nosocomios privados.