(WASHINGTON, EUA).- Lideres de los Testigos de Jehová fueron acusados de proteger a un violador, y un jurado federal les ordenó pagar más de 20 millones de dólares a la victima, según el periódico The Oackland Tribune.



"Ha sido la mayor indemnización del país para una víctima de abuso sexual que afecta a una institución religiosa", dijo Rick Simons, abogado de la demandante.



La "Watchtower Bible and Tract Society" de Nueva York, la organización que supervisa a los Testigos de Jehová, deberá pagar a la demandante, Candace Conti, casi 24 millones de dólares, lo que cubre el 40 por ciento de los daños y perjuicios.



Jonathan Kendrick, el miembro de la congregación a quien Conti acusó de abusar sexualmente de ella en la década de 1990, ha sido condenado a pagar el otro 60 por ciento.



El abogado de la congregación, Jim McCabe, aseguró que estaba muy decepcionado con el veredicto y anunció que apelará.



"Los Testigos de Jehová odian el abuso infantil y creen que es una plaga para la humanidad", dijo McCabe.



"Jonathan Kendrick no era un líder o un pastor, no era más que un miembro. Este es un caso trágico en el que un miembro de un grupo religioso ha provocado que la responsabilidad recaiga sobre el grupo", añadió.


Descarga nuestra Aplicación móvil