(WASHINGTON, EUA).- Lideres de los Testigos de Jehová fueron acusados de proteger a un violador, y un jurado federal les ordenó pagar más de 20 millones de dólares a la victima, según el periódico The Oackland Tribune.



"Ha sido la mayor indemnización del país para una víctima de abuso sexual que afecta a una institución religiosa", dijo Rick Simons, abogado de la demandante.

La "Watchtower Bible and Tract Society" de Nueva York, la organización que supervisa a los Testigos de Jehová, deberá pagar a la demandante, Candace Conti, casi 24 millones de dólares, lo que cubre el 40 por ciento de los daños y perjuicios.

Jonathan Kendrick, el miembro de la congregación a quien Conti acusó de abusar sexualmente de ella en la década de 1990, ha sido condenado a pagar el otro 60 por ciento.

El abogado de la congregación, Jim McCabe, aseguró que estaba muy decepcionado con el veredicto y anunció que apelará.

"Los Testigos de Jehová odian el abuso infantil y creen que es una plaga para la humanidad", dijo McCabe.

"Jonathan Kendrick no era un líder o un pastor, no era más que un miembro. Este es un caso trágico en el que un miembro de un grupo religioso ha provocado que la responsabilidad recaiga sobre el grupo", añadió.